ADAPTACIÓN A LAS LEYES DE PROTECCIÓN DE DATOS LOPD y LSSICE 

rgpd

  • ¿Qué es el RGPD o Reglamento Europeo de Protección de datos?

El 25 de Mayo de 2016, ha entrado en vigor el Nuevo Reglamento General de Protección de datos (RGPD),  con el fin de unificar los regímenes de todos los estados miembros, quedando así modificada la actual Ley Orgánica 15/1999 de Protección de datos.

El fin del Reglamento Europeo de Protección de datos es dar un mayor control a los ciudados sobre su información privada, y que el usuario consienta de manera explícita el tratamiento de sus de carácter personal que las entidades tratan.

Actualmente, el 25 de Mayo de 2018, ha entrado en vigor la aplicación del Reglamento Europeo, por lo que todas las empresas deben cumplir y estar actualizadas y adaptadas a la nueva normativa vigente.

  • ¿Qué es un Delegado de Protección de Datos?

Un delegado de protección de datos (DPO), debe contar con conocimientos especializados en protección de datos, y se le atribuyen una serie de funciones en articulo 39 de RGPD, entre las que es informar y asesorar.

Las organizaciones que se encuentren en los siguientes supuesto están obligadas a tener un Delegado de protección de datos (DPO):

– Si el tratamiento de los datos corre a cargo de una autoridad u organismo público.

– Si las actividades y operaciones principales del responsable de datos exigen seguimiento regular y sistemático a gran escala.

– Si las actividades y operaciones principales del responsable requieren tratamientos a gran escala de datos personales que tienen que ver con delitos y condenas.

«ES recomendable que las demás empresas tenga un DPO, pero no obligatorio»

 Nos aseguramos que nuestro cliente esté cubierto, informado y asesorado de la normativa vigente acerca del Reglamento Europeo de Protección de datos (RGPD), así como acompañado no sólo en el proceso de adaptación, sino en la puesta en marcha y en la practica de la misma.

PASOS A SEGUIR EN LA ADAPTACIÓN A LA RGPD

  • Realizar un evaluación de impacto en la entidad
  • Designar un DPO, si es necesario
  • Registro de actividades de tratamiento
  • Análisis de riesgos
  • Realización evaluaciones de impacto
  • Medidas de seguridad
  • Redacción de nuevas cláusulas y contratos.
  • Adaptar la documentación y entrega de Proyecto
  • Seguimiento del consultor y actualizaciones continúas de la documentación para cumplir con la normativa vigente.